UK Events

British Cemetery Elvas

Accesibilidad
aa
aa
British Cemetery Elvas

Mayor-General Daniel Hoghton, caído al frente de su brigada en la batalla de La Albuera el 16 de mayo de 1811. El general Hoghton, de 41 años, hijo menor del fallecido parlamentario Sir Henry Hoghton Bt., destinado al 8º de infantería, comandó una brigada de la Segunda División de Stewart. Al inicio de la batalla esta división se encontraba en la reserva, pero poco después se le ordenó desplazarse hacia el sur para apoyar la brigada de la División de Infantería de Zayas, que aguantó el ataque francés con gran valentía. Durante el resto de la jornada, la brigada de Hoghton estuvo en el centro de la batalla sin ceder terreno, pagando por ello un alto precio. Al final del día la brigada había sufrido un 63% de bajas, y el oficial de más edad era apenas un capitán. En uno de los batallones el abanderado arrancó el estandarte del mástil y se lo metió debajo de la camisa, para evitar que cayera en manos del enemigo. Su cuerpo fue encontrado y enterrado por los dos únicos supervivientes de la compañía, un sargento y un cabo.

El Capitán Ramsden, ayudante del General Hoghton, nos dejó el relato de su muerte. Al principio de la batalla, en la fase más intensa del combate, se le vio caer del caballo. Cuando finalmente Ramsden consiguió alcanzar a Hoghton, descubrió que había sido herido por debajo de ambos brazos. Hoghton intentó subir a su montura, pero no lo consiguió. Lo llevaron entonces a retaguardia, donde fue examinado y diagnosticado como herido grave. El cirujano le dijo a Ramsden que no había esperanzas. De hecho falleció poco después. Al examinar su uniforme se comprobó que había sido alcanzado por más de una docena de balas.

Los generales Beresford y Stuart, invocando el tratado luso-británico de 1654, pidieron al Gobernador de Elvas que autorizase dar sepultura al cuerpo de Hoghton en el cementerio británico de Elvas. Lápidas en su memoria se colocaron en la catedral de San Pablo, en Londres, y en la iglesia de San Leonardo de Walton-in-the-Dale, condado de Lancashire. 

Teniente Coronel Daniel White. Se alistó en el 29 de Infantería como abanderado. Oficiales y plazas de este regimiento prestaron servicios como fusileros navales a bordo de los navíos de la flota. White estuvo en el navío HMS Egmont. Ascendió a teniente el 25 de agosto de 1790. En 1796 sirvió en el HMS Duke y acompañó la expedición a La Martinica. Fue ascendido a capitán-teniente el 5 de febrero de 1794, y a capitán el 1 de marzo de 1794. Sirvió en las Indias Orientales entre 1795 y 1796 en Granada. En 1799 estuvo en Helder. Resultó herido en la batalla de Bergen en octubre. Fue ascendido a Comandante el 5 de diciembre de 1799 y a partir del 1 de enero de 1805, sin cargo, tuvo sueldo de Teniente Coronel. Sirvió en la Península Ibérica desde julio de 1810 a junio de 1811. Comandó el 29º de infantería en las batallas de Roliça y Vimeiro. El 2 de septiembre fue ascendido a teniente - coronel. Estuvo presente en el paso del Duero, la reconquista de Oporto y la batalla de Talavera. White participó en el primer sitio de Badajoz al frente del Regimiento 29 de Worcestershire, que formaba parte de la brigada del General Hoghton en La Albuera. White murió en Elvas el 8 de junio de 1811, a resultas de las heridas que recibió en la batalla. El teniente-coronel Daniel White fue condecorado con la Cruz de Oro de Roliça, Vimeiro, Talavera y La Albuera. Su lápida funeraria se colocó en el cementerio el año 2003, después de haberse descubierto su fallecimiento en el Gentleman's Magazine. Allí se afirma que sus restos mortales fueron enterrados junto a los del fallecido Teniente-General Hoghton.

Teniente-Coronel James Ward Oliver. Capitán en el 4º Regimiento del King's Own Border cuando se presentó voluntario para servir en el ejército portugués. Fue ascendido en dos ocasiones. La primera a mayor del Estado Mayor del ejército británico, y la segunda a teniente-coronel del ejército portugués. Comandó el 14º de Infantería portuguesa en la batalla de La Albuera y en el segundo sitio de Badajoz, donde recibió heridas que provocaron su muerte en Elvas el 17 de junio de 1811. Fue sepultado en el cementerio británico.

Major William Nicholas Bull nació en Londres el 1 de marzo de 1801. No sirvió nunca en el ejército británico, sí en los de Portugal y España, en las guerras civiles posteriores a la Guerra de la Independencia. En Portugal sirvió en los batallones nº 20 y 21 del 2º Regimiento de la Brigada Real de la Marina durante un período relativamente corto, antes de darse de baja en 1833. En España sirvió en la Legión Inglesa de 1835 a 1837. El 10 de octubre de 1836 fue condecorado con la Real Orden Militar de San Fernando de primera clase, como premio a su notable valentía en la acción frente a San Sebastián el 1 de octubre. El 3 de junio de 1837 fue condecorado con la Orden de Isabel la Católica de primera clase, como reconocimiento a su valor durante las operaciones del 14 al 18 de mayo.

Se casó con Carolina Watkins Wynn. Al finalizar su servicio en España se retiró con su familia a Monforte, 27 Km al norte de Elvas, donde falleció el 15 de febrero de 1850. Caroline Bull nació el 3 de marzo de 1802 y falleció el 28 de junio de 1863 en Monforte.

Según la Historia de la Guerra Peninsular de Sir Charles Oman, Vol. VIII (Dicionario Biográfico de los oficiales británicos muertos y heridos de 1808 a 1814), los siguientes tres soldados fallecieron en Elvas tras la batalla de La Albuera, y el cuarto en el tercer sitio de Badajoz. Es posible que también ellos estén enterrados en el cementerio británico de Elvas.  A saber:  

JONES, Henry Ireson, teniente del 7º de Infantería. La London Gazette nos dice que fue gravemente herido en La Albuera el 16 de mayo de 1811, primer batallón. En la pág. 300 del Gentleman's Magazine leemos: "Recientemente (...) en Elvas, por heridas sufridas en la batalla de La Albuera, con 20 años de edad, muy estimado y lamentado, teniente Henry Ireson Jones, del 9º de Fusileros, un oficial con altos principios de honra y liberalidad, falleció, Portugal, 7 de agosto de 1811".

KIRBY, George, capitán en el 57º de Infantería. Dice la London Gazette: "Ligeramente herido en La Albuera el 16 de mayo de 1811 (1º Batallón). Falleció a causa de sus heridas el 10 de junio de 1811". En la pág. 90 del Gentleman's Magazine, julio de 1811, leemos: " Recientemente (...) en Elvas, debido a una herida recibida el 10 de mayo [sic] en la batalla de La Albuera, capitán Kirby del 57º Regimiento, segundo hijo del fallecido Reverendo John Kirby de Mayfield, condado de Sussex". 

MCPHERSON, Donald,  teniente 1º del 95º de Infantería, gravemente herido durante el sitio de Badajoz el 6 de abril de 1812. Su muerte, un mes más tarde, fue divulgada en muchas publicaciones británicas. Dice la London Gazette: "murió de heridas, 7 de mayo de 1812". Registro de bienes de los oficiales. Anuncio fechado el 25 de mayo de 1812: murió de heridas el 7 de mayo de 1812 en Elvas. Soltero". Kincaid,  “Random Shots” páginas 288-9:   “Na manhã a seguir ao assalto a Badajoz, entre os malaventurados que sobreviveram, havia o pobre Donald McPherson, gigante Highlander de aproximadamente 2 metros de altura, um dos melhores de que se possa imaginar (na paz um bonequinho, em guerra um leão). O Donald não temia nada, tanto neste mundo como no próximo; tinha sido justo até ao fim, e, justo com o seu Deus, encarava a sua última hora cara a cara como soldado e cristão.  No fim da sua vida mostrou-se ser um exemplo meritório da sua patria, e a sua  maneira metódica de se organizar, emquanto éstas qualidades dão prova das minhas afirmações, podem no entanto também servir de modelo para o próprio Joe Hume, quando ele vier a apresentar assuasúltmas contas terrestes.  O Donald possuia uma velha égua e um “portmanteau” com o seu recheio, no total avaliado aproximadamete em £15, éra o total do que ele deixou.  Fez um duplo inventário daquilo que deixou, e enviou pelo correio a um dos seus colegas do Regimento, dando o outro ao seu criado, pagando-lhe os seus vencimentos até a provável data do seu falecimento; deu- lhe uma ordem condicional de pagamento ao caixeiro por aquilo que lhe seria devido se sobrevivesse; e se alguem deixasse este mundo com a consciência tranquila éra certamente o pobre Donald.  A paz esteja cm ele, porque fostes um que a memória teria gosto em conservar.”

POTTER, Leonard, capitán del 28º de infantería. London Gazette: "Ligeramente herido en el asalto a Ciudad Rodrigo en 19 de enero de 1812, cuando servía en el Estado Mayor de la brigada. Múltiples heridas, pero no graves, en el asalto a Badajoz el 6 de abril." Gentleman's Magazine, junio de 1812, pág. 595: "Falleció en Elvas como consecuencia de una herida sufrida en el asalto a la brecha de Badajoz, con 28 años, el capitán Potter, del 28º Regimiento, mayor de la brigada del Mayor - General C. Colville".